Editorial - La Razón

La Razón

Sáb01202018

Last update11:22:01 AM

Back Está aquí: PORTADA Editorial

RD y Haití, ¿se necesitan o no?

Nuestras relaciones con Haití constituyen un desafío permanente para los Gobiernos y la diplomacia dominicanos. Son dos países extremadamente desiguales, pero indisolublemente ligados por la geografía y la historia. Hay querellas que datan de un pasado remoto y hay otras recientes que, con frecuencia, traen las antiguas a los primeros planos de las conversaciones y las discusiones. Una fórmula segura de estropear las posibilidades de diálogo. Estos dos países se necesitan de manera mutua, pero sus dirigentes y élites quieren hablar y actuar como si no fueran vecinos y como si no se requirieran.

Repatriaciones voluntarias

Los inmigrantes haitianos que habiendo quedado fuera del concluido Plan de Regularización emprenden el retorno a su país de manera voluntaria, pueden recibir en función de un decreto transporte gratis y seguro hasta salir del territorio nacional. A esta asistencia que comenzó ayer, se suma el recordatorio de que aquellos que se acogen a la repatriación voluntaria no tienen cerradas las puertas del país en forma definitiva. Podrían retornar si cumplen desde su patria los procedimientos establecidos. Esta es una forma apropiada de restar efectos traumáticos al gran esfuerzo de organizar la presencia de inmigrantes en República Dominicana. Otra indicación de que existe decisión en el Poder Ejecutivo de respetar sus derechos.

Entre la traición y el caudillismo

El avance democrático del país ha mantenido la aspiración de que el sistema político llegue a comportarse de acuerdo a los ideales, principios y procedimientos de la democracia, tal como ésta se presenta en los países más civilizados y avanzados. Sin embargo, esos ideales siempre chocan y se enfrentan a las barreras que provienen de una cultura tradicional autoritaria que concibe el poder como una fuerza dominante y aplastante que se impone a través del modelo paradigmático del caudillo o “jefe”, cuyo arquetipo más representativo fue encarnado por Trujillo. Parodiando al chiste argentino, Trujillo es “el pequeño o gran “jefe” que todos llevamos dentro”. A ese “jefe” le corresponde monopolizar el poder para acrecentarlo y aplicarlo en beneficio de los suyos y relacionados en una relación personal de intercambio de favores a cambio de lealtad, y eliminando a todos los oponentes mediante la coacción o la persuasión excluyente.    

La Constitución es asunto de todos y debemos honrarla y respetarla

Santo Domingo, DN.- La reforma de la Constitución no es un asunto exclusivo del oficialista Partido de la Liberación Dominicana. El contenido de la Carta Magna signa las reglas de convivencia política y social de los que conformamos la nación dominicana.

Política de Privacidad

Cualquier medio informativo, radial, escrito o televisado puede reproducir total o parcialmente cualquier noticia, comentario u otro texto publicado por LaRazon.com.do siempre y cuando dé el correspondiente crédito a este medio digital.

LaRazon.com.do Publicada el 5 de Abril del 2013 por MEDIOS Y ESPACIOS DEL CARIBE, Santiago de los Caballeros, República Dominicana.